*

X

Niño de 3 años sobrevive 2 noches en un bosque helado gracias a la ayuda de un oso

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 01/28/2019

¿Un hecho insólito y hasta milagroso o un episodio imaginario?

Hace un par de días un niño de 3 años de edad fue localizado y rescatado en los bosques de Carolina del Norte, en Estados Unidos, luego de 2 noches de haber permanecido extraviado. El incidente, aunque notorio, quizá no hubiera trascendido más allá de su localidad de no ser por un aspecto sumamente singular: la asistencia que supuestamente le prestó un oso al menor, la cual fue decisiva para su supervivencia.

La pérdida del menor (quien responde al nombre de Casey Hathaway) fue reportada la noche del martes pasado por su tía, Breanna Hathaway. Según declaró Breanna a las autoridades locales, el pequeño Casey había estado jugando con otros dos niños en el patio trasero de la casa de su abuela, pero mientras que sus compañeros de juego regresaron a la casa cuando se hizo de noche, Casey simplemente no apareció por ningún lado.

La policía desplegó entonces la búsqueda del menor, haciendo uso de helicópteros, drones, cientos de voluntarios, perros e incluso buzos. La magnitud de este operativo obedeció no sólo al deseo de recuperar al niño, sino también al hecho de que en estos momentos las condiciones climatológicas de la zona –una temperatura promedio de -6ºC, lluvia, vientos de hasta 20km/h– implicaban una reducción significativa en sus probabilidades de sobrevivir.

Sin embargo, todos los esfuerzos fueron al principio inútiles. De hecho, debido a las condiciones adversas del clima, la policía ordenó a los voluntarios cesar la búsqueda y se redujeron a utilizar únicamente los recursos autorizados.

Por fortuna, el jueves pasado el pequeño fue encontrado, frío y empapado pero en general en buenas condiciones de salud.

Como decíamos antes, el caso trascendió porque al hablar de su experiencia en el tiempo que estuvo extraviado, el niño dijo: "Tuve un amigo en el bosque, que era un oso, con quien estuve2. Cabe mencionar que estos animales son comunes en la región, particularmente la especie del oso negro (Ursus americanus). Su tía compartió en un post de Facebook que el niño asegura "haber pasado el tiempo con un oso", lo cual consideró que era un milagro y pensó que "Dios le había enviado un amigo para mantenerlo a salvo". El niño le dijo lo mismo a las autoridades que lo rescataron.  

Esta no sería la primera vez que un animal "adopta" a un ser humano, particularmente un niño, una relación que quizá es menos improbable de lo que creeríamos si consideramos el carácter salvaje propio de la infancia (más cerca de la naturaleza animal de nuestra especie que de la cultura adquirida en los años posteriores); para ciertos mamíferos, no debe de ser muy extraño mirar a un niño como otra cría susceptible de ser protegida. También cabe la posibilidad de que el testimonio del menor sea producto de su imaginación y que haya sobrevivido por puro instinto.

En cualquier caso, no deja de ser sorprendente la doble naturaleza de la vida: tan frágil y, no obstante, tan impetuosa como para salir avante.

 

También en Pijama Surf: La feroz crítica a la sociedad del hombre que fue criado por lobos: "El hombre lo ha echado todo a perder"

Te podría interesar:

Sapos montan serpiente para escapar de una tormenta en Australia (VIDEO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 01/28/2019

Captan a una pitón con un 'pasaje' de 10 sapos montados en Australia

Ride the highway west, baby
Ride the snake, ride the snake.

Jim Morrison, "The End"

Increíbles imágenes capturadas en Australia muestran a un grupo de sapos montando una serpiente durante una fuerte tormenta. En las imágenes subidas a la red por Paul Mock, del poblado de Kununurra, en el oeste de Australia, se ve a unos 10 sapos de caña (Rhinella marina) montados sobre una pitón de 3.5m que se mueve sinuosamente en el pasto.

Temiendo que la tormenta de 70mm de lluvia causara una inundación cerca de su propiedad, Mock salió en la noche y encontró a la pitón local Monty, que estaba también huyendo de la tormenta, pero con una banda de sapos que habían "pescado" un ride.

A Mock le pareció fascinante que la serpiente no se interesara en alimentarse de los sapos. Lo más extraño es que, tras analizar las imágenes, diversos biólogos sugieren que en realidad los sapos de caña se intentaban aparear con la serpiente, colgados de su piel viscosa, buscando la supervivencia en medio de los extremos de la naturaleza.