*

X

La mejor definición de la salud probablemente sea esta de Hipócrates, el padre de la medicina

Filosofía

Por: pijamasurf - 03/16/2019

La filosofía médica de Hipócrates no ha sido superada. Por el contrario, ha sido olvidada, para detrimento nuestro

Hipócrates, el padre de la medicina occidental, es conocido también por aliar a la medicina con la filosofía y con una ética (algo que quizá fue hecho en cierta forma antes por Pitágoras). Aunque conocemos más frases como "Que la comida sea tu medicina" o "Todas las enfermedades empiezan en el intestino" y, por supuesto, su juramento que enseña a primero no hacer daño, la siguiente frase expresa la visión hipocrática de la medicina de manera más completa:

Las enfermedades no surgen de la nada. Se desarrollan de pequeños pecados contra la naturaleza. Cuando suficientes pecados se han acumulado, las enfermedades repentinamente aparecen. 

Una pequeña frase, muy rica en posibles comentarios. Primero, hay que decir que el término griego que luego la tradición tradujo como pecado tiene la noción de fallar, como un arquero que no da en el blanco. En el sentido de la medicina holística de Hipócrates esto tiene que ver con un desequilibrio, con fracasar en no estar en armonía con la naturaleza y el cosmos, pues el padre de la medicina occidental insistía en que el cuerpo estaba relacionado con el macrocosmos y que todo médico debía saber algo de astrología. Aunque la palabra no tiene un componente moral en el sentido de culpa que ha sido asociado luego con el pecado, sí lo tiene en un sentido eminentemente ético, al menos de responsabilidad personal, pues también Hipócrates es conocido por separar la medicina de la religión o de los designios divinos (pese a que él mismo haya aprendido medicina en un templo de Esculapio, el dios de la medicina, y al parecer haya sido devoto de Apolo, el dios de todas las artes medidas y padre de Esculapio). Somos responsables de nuestra salud con cada acto, con cada bocado, con cada respiración y con cada pensamiento. La salud perfecta sería la integración total con el universo y su inteligencia autónoma, una perfecta armonía, un perfecto receptáculo de la energía. Pues la misma energía que hace estrellas en los campos negros del espacio mueve nuestra sangre y hace que pensemos y que amemos. Sin este cúmulo de peccatas minutas, sin estos desequilibrios, el ser humano no alcanzaría necesariamente la felicidad pero sí la actualización de su ser y quizá la salvación, pues recordemos que salud y salvación tienen la misma raíz (soter) y a fin de cuentas, en un sentido profundo, son lo mismo. Y esta, entonces, es la enseñanza "esotérica" (palabra que también comparte la misma raíz), es decir, la salvación interna. Si el organismo encuentra el balance será capaz de autorregularse, de dejar que el universo lo sane, lo lleve a su estado de unidad inmaculada.

Te podría interesar:

El debate entre Slavoj Zizek y Jordan Peterson será sobre la felicidad

Filosofía

Por: pijamasurf - 03/16/2019

Zizek y Peterson: dos de los intelectuales más célebres de nuestra época, representantes de 2 formas muy distintas de entender la realidad y la vida

Dos de los intelectuales que mayor notoriedad mundial han tenido en los últimos años, Slavoj Zizek y Jordan Peterson, protagonizarán próximamente un debate que para algunos ha sido largamente esperado, pues enfrentará dos visiones de mundo radicalmente distintas.

En efecto, Zizek, que comenzó a ganar fama como analista cultural a finales de los años 90, posee una inclinación por el marxismo y el psicoanálisis, bajo cuyos conceptos suele leer la realidad con un punto de vista crítico.

Por el contrario, Peterson, quien ha sido calificado de conservador y aun de ideólogo de la derecha política, es un profesor de psicología de la Universidad de Toronto que a partir de su fama en YouTube se convirtió en uno de los autores más leídos a nivel internacional, un conferencista sumamente escuchado y en general una figura pública de notable influencia.

Pero si algún punto en común puede señalarse en ambos personajes es que su fama mundial se debe, circunstancialmente, al auge del Internet y las formas de comunicación nacidas con este medio, pero sobre todo a la honestidad y la claridad con que ambos expresan sus opiniones, incluso cuando éstas puedan parecer excéntricas, fuera de lugar y aun impopulares. Tanto Zizek como Peterson comenzaron a ganarse un lugar en distintos foros públicos justamente por esa forma de sinceridad, que de inicio es una sinceridad hacia sí mismos y sus principios ideológicos. Podemos o no estar de acuerdo con ellos, pero a ninguno de los dos se les puede negar que sus opiniones se encuentran sustentadas en argumentos firmes y racionales.

Quizá por ello el debate que protagonizarán suscita cierto interés, pues en ambos casos nos encontramos frente a personajes formados para el intercambio de puntos de vista, la discusión, la defensa de las ideas y, es de suponerse, la búsqueda de la verdad. 

Ello sin mencionar un aspecto quizá más mundano pero igualmente importante: cada uno representa formas radicales de entender el mundo. Zizek pertenece al bando de quienes creen que para que el ser humano realice su potencial es necesario transformar radicalmente el sistema en el que vivimos; Peterson es más bien de la opinión de que el cambio es imposible, que las estructuras en las que vivimos son tan antiguas como el tiempo y la evolución y que lo mejor es entender pronto esto y sacarle provecho de la mejor manera.

Sin embargo, cabría hacer notar una diferencia sustancial, que quizá lleve el debate a un callejón sin salida: la formación de Zizek es más bien humanista, a medio camino entre el filósofo y el historiador de las ideas. Peterson, en cambio, está firmemente convencido de que la ciencia, su método y sus resultados son la única manera de “comprobar” una verdad, y es muy difícil hacerle ver que también la ciencia se equivoca y está influida por la ideología dominante de la época en que se desarrolla. En ese aspecto, Zizek ve más lejos que Peterson, pero dada la hegemonía del discurso científico heredada de la modernidad, el punto de vista del psicólogo suele ser mejor o más fácilmente escuchado.

“Felicidad: Capitalismo vs. Marxismo” es el tema y título del debate que se celebrará el próximo 19 de abril en el Sony Centre de Toronto, Canadá. Un tema sumamente adecuado para todos: tanto para los protagonistas del debate como para los espectadores, además de para el suceso en sí, que puede culminar en un intercambio interesante de ideas en torno a dicha noción que tanto importa al ser humano. Cabe mencionar asimismo que en los últimos meses Zizek calificó a Peterson como su “enemigo”, a lo cual el profesor canadiense replicó que lo esperaría en cualquier momento y lugar.

Conforme se acerque la fecha estaremos atentos, en caso de que exista algún tipo de transmisión que sea posible compartir en línea.

 

También en Pijama Surf: Las 42 reglas del profesor Jordan Peterson para tener una vida llena de significado