*

X

La extraña coincidencia del incendio de la mezquita de Al-Aqsa al mismo tiempo que Notre-Dame

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/16/2019

Una extraña coincidencia, en un día realmente incendiario

Dos de las grandes sedes religiosas del mundo ardieron al mismo tiempo. Mientras el fuego devoraba el techo de Notre-Dame en París, en Jerusalén un incendio, no tan voraz, se esparcía en la mezquita Al-Aqsa, uno de los principales templos del mundo islámico.

Las llamas dañaron un puesto de guardia en una sala de oración -conocida como Al Marwani- en la parte superior de la mezquita, pero fueron controladas sin producir más daños. Después de atajar el siniestro, el cual aparentemente fue causado por el juego de unos niños, según informes un tanto someros, la actividad de la mezquita ha sido regularizada y hoy estuvo abierta al público en una zona también sagrada para los judíos, conocida como el Monte del Templo.

Llama la atención que esto haya ocurrido el mismo día. Una extraña sincronía, que debe verse como eso solamente, como la conjunción del tiempo y no como una conspiración ni mucho menos. Por supuesto que los eventos pueden tener un simbolismo digno de considerarse, pero sería irresponsable pensar en causas intencionales. Lo que sí es que el mundo y el tiempo no dejan de ser enigmáticos. Notablemente, existen reportes de otros incendios en otras partes del mundo este mismo día. Como dice T. S. Eliot, "abril es el mes más cruel". El Sol atraviesa la casa de Marte y el mundo arde.

Te podría interesar:

La profética entrevista a Aldous Huxley sobre los enemigos de la libertad

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/16/2019

En 1958, a raíz de la publicación de una serie de ensayos, Aldous Huxley se presentó en la televisión estadounidense para tratar temas como la sobrepoblación, la propaganda y el fascismo

En mayo de 1958, Aldous Huxley fue el invitado de honor de The Mike Wallace Interview, un programa de 30 minutos que consistía en un encuentro entre dicho periodista, Mike Wallace, y un personaje trascendente para la opinión pública y la vida cultural de Estados Unidos. 

Huxley fue convocado al programa al menos por dos razones decisivas. Por un lado, siendo ya un escritor de renombre y prestigio mundial, además de una de las mentes más lúcidas de su época, hacía ya 21 años que había hecho de la nación americana su país de residencia, luego de la mudanza que emprendió de su natal Inglaterra en 1937. Salvo por un período en que vivió en Taos, Nuevo México, Huxley eligió el sur California como lugar de residencia definitiva, hasta su muerte en 1963.

Por otro lado, en 1958 Huxley dio a la imprenta una colección de ensayos que en un primer momento iba a publicarse bajo el título Enemies of Freedom (Enemigos de la libertad) pero que finalmente se llamó Brave New World Revisited (Nueva visita a un mundo feliz). 

Wallace invitó al escritor para dar eco a las ideas que se encontraban ya en sus páginas. Como decíamos, en aquel momento Huxley era ya conocido por su vigorosa vena libertaria, la cual había dejado ver, desde 1932, en la novela que le dio fama mundial: Brave New World (conocida en español como Un mundo feliz). Su amplia curiosidad, su perspectiva crítica ante el curso de la evolución social humana, los territorios que exploró (respecto del uso de las drogas, el lugar de la religión en la vida del ser humano, la función existencial del arte) le valieron sin duda el lugar que tuvo en aquella emisión, como el de una persona cuya voz valía la pena escuchar y atender.

Si bien el periodista consideró los problemas tratados por Huxley como amenazas para la sociedad estadounidense, lo cierto es que la vocación humanista del autor mostró que situaciones como el poder acumulado por las burocracias, el efecto de la propaganda en la mente humana, el peligro de la sobrepoblación, entre otros, no se limitaban al interés de un solo país o un único gobierno. Cabe mencionar, asimismo, que todos estos temas encontraron un tratamiento amplio en el título mencionado.

De hecho, tanto el libro como esta entrevista se volvieron legendarios porque Huxley señaló con ominosa precisión las contradicciones que estaban llevando a la humanidad a su propia ruina.

Sin duda, este es un documento que vale la pena revisitar, sobre todo ahora que el ser humano parece acercarse cada vez más al punto de no retorno en la destrucción de sí mismo y del planeta que habitamos.