*

X
Todo algoritmo es una serie de instrucciones: mientras mejor las conozcamos y usemos, mejores serán los resultados que obtengamos. Y este es el caso de Google

¿Qué es Google? La pregunta puede parecer un poco tonta, pero es muy probable que pocas personas puedan responderla con precisión. El hábito de buscar algo en Google se ha hecho tan cotidiano (y en cierto modo, tan efectivo) que muy pocos nos sentimos interesados por saber qué implica dicho gesto y qué es esa herramienta que usamos todos los días.

De manera general, la mayoría sabemos esto: Google es un buscador. De hecho, en la práctica, es lo que hacemos: escribir algo en la barra de de búsqueda de Google, enviar nuestro término de búsqueda y obtener una página con resultados.

Para la mente del ser humano, esta operación parece relativamente sencilla. Nuestro lenguaje es tan amplio que podemos investigar, pensar en ideas afines, sinónimos, antónimos, campos semánticos, podemos saltar de un tema a otro sin mayor problema y más. ¿Pero cómo podría arreglárselas una máquina que sólo "piensa" en términos de 1 y 0? ¿Cómo podría una entidad de posibilidades tan limitadas navegar en el vasto océano del conocimiento y la información de los humanos?

En cierta forma, esa fue la genialidad del algoritmo de Google, que a diferencia de otros buscadores que existieron o que existen hasta la fecha, fue capaz de circular por el enjambre de documentos interconectados que es la Web para rastrear algo que una persona busca, reunir los documentos que pueden satisfacer dicha búsqueda y ordenarlos según la relevancia probable para el usuario.

Dado que muchos de nosotros somos ajenos al mundo de la informática y los algoritmos, solemos darle a Google el mismo trato que le daríamos a una persona a quien le preguntamos algo. Y aunque en años recientes los ingenieros de la empresa han trabajado por acercar el buscador a esa "humanización2 del proceso, lo cierto es que haríamos mejor en no perder de vista que en el fondo se trata de un programa que sigue un procedimiento preestablecido, es decir, que "obedece" parámetros fijos. Conocer esos parámetros aumenta la posibilidad de hacer trabajar a la máquina como debe y en beneficio nuestro.

En ese espíritu, en esta ocasión reunimos los operadores de búsqueda vigentes para Google que ayudan a su algoritmo a entender mejor la pregunta que le hacemos. En todos los casos, se trata de elementos que refinan la búsqueda, limitándola o precisándola, de manera tal que sea posible encontrar nuestra aguja en el pajar de la Web. Veamos.

 

“   ”

Si entrecomillas el término que buscas, le estás diciendo a Google que quieres encontrar esa expresión exactamente. 

Ejemplo: "Crimen y castigo" te dará como resultados las páginas donde se encuentran esas tres palabras.

 

AND

AND es un operador lógico sumamente conocido y empleado en diversos ámbitos, entre ellos, por supuesto, la programación. Su traducción es la conjunción "y". En las búsqueda sencillas su uso es un tanto superfluo, pues para el algoritmo de Google el AND está por definición implícito. No obstante, combinado con otros operadores puede ser útil y poderoso.

Ejemplo: "Crimen y castigo" AND librería.

 

OR

OR es otro un operador lógico fundamental, que en español equivale a la conjunción disyuntiva “o”. En Google, sirve para buscar un término u otro o los dos. En el buscador de Google también lo puedes reemplazar por la barra vertical: |.

Ejemplo: "la guerra y la paz" OR "guerra y paz" te dará como resultados las páginas donde se encuentran esas dos variantes del título de la novela de Tolstói. Variante: "la guerra y la paz" | "guerra y paz”.

 

-

El signo de menos antepuesto a un término de búsqueda le indica a Google que quieres excluir eso en específico, es decir, que eso no es lo que buscas.

Ejemplo: guerra paz -tolstoi da como resultado páginas en donde aparecen las palabras "guerra" y "paz" pero no "tolstoi".

 

*

El asterisco es otro símbolo frecuente en ciertos lenguajes de programación, en los cuales es usado como un "comodín" que reemplaza a uno o varios caracteres. Este es también el caso de Google. Incluirlo en una búsqueda le hace entender a Google que en lugar del asterisco puede haber cualquier cadena de caracteres.

Ejemplo: "* de filosofía" es un búsqueda en donde la expresión exacta "de filosofía" estará precedida en los resultados de otras palabras como definición, escuela, significado, revista, etcétera.

 

(   )

Los paréntesis sirven para agrupar expresiones de búsqueda.

Ejemplo: ("guerra y paz" OR "la guerra y la paz") AND "prólogo *" dará como resultados de búsquedas las páginas donde se encuentren de inicio alguna de las expresiones dentro del paréntesis (o ambas), después la palabra "prólogo" seguida de una cadena cualquiera de caracteres.

 

Anteponer el símbolo de dólar a una cifra le indica a Google que buscas el precio de un producto. Cabe mencionar que este operador es útil en el caso de precios en divisas que usen dicho símbolo. Google también reconoce el símbolo de euros (€).

Ejemplo: obras completas $500.

 

@

Anteponer una arroba a un término de búsqueda restringe ésta a las redes sociales.

Ejemplo: @pijamasurf

 

define:

Este operador arroja como resultado la definición de diccionario del término que buscas. Asimismo, cuando es posible, la tarjeta gráfica desplegada también ofrece el origen etimológico de la palabra, algunas ideas asociadas, su traducción en otros idiomas y su uso histórico. Cabe mencionar que los resultados pueden estar condicionados por la configuración del idioma principal de tu navegador web o del idioma predeterminado de los servicios de Google.

Ejemplo: define:libro

 

cache:

Este operador se usa seguido de una dirección URL para obtener como resultado la última versión de una página web almacenada en la caché de Google.

Ejemplo: cache:pijamasurf.com

 

filetype:

Un operador que restringe la búsqueda a un tipo de archivo específico de documento en la red. A este respecto es útil conocer las extensiones con que se identifica un tipo de archivo en la computación. Hasta el momento, el operador ext: cumple la misma función.

Ejemplo: "franz kafka" filetype:pdf.

 

site:

Este operador limita la búsqueda en el sitio web indicado después de los dos puntos, o en un dominio web específico.

Ejemplo: budismo site:pijamasurf.com dará como resultado todas las páginas en pijamasurf.com donde aparezca la palabra budismo. En el caso de "filosofía" site:edu, ocurrirá lo mismo para las páginas que tengan el dominio .edu en su URL.

 

related:

Ofrece como resultado un sitio afín al dominio indicado.

Ejemplo: related:https://www.wikipedia.org/

 

intitle:

Este operador da como resultado las páginas en donde el término de búsqueda después de los dos puntos aparezca dentro de la etiqueta de su código HTML (que, como su nombre indica, hace referencia al título de la página).

Ejemplo: intitle:lenguaje.

 

allintitle:

Similar al operador anterior, pero con la particularidad de que todas las palabras señaladas deben estar dentro del título de la página.

Ejemplo: allintitle:literatura barroca.

 

inurl:

En este caso, la búsqueda del término señalado se realiza en la composición de la dirección URL de la página.

Ejemplo: inurl:borges.

 

allinurl:

Como el anterior, pero todos los términos de búsqueda deben aparecer en la URL de la página web.

Ejemplo: allinurl:jorge luis borges aleph.

 

intext:

Este operador busca el o los términos de búsqueda indicados dentro del contenido de la página, es decir, en cualquier lugar entre la etiqueta de su código HTML.

Ejemplo: intext:Freud site:pijamasurf.com ofrecerá todas las páginas del sitio pijamasurf.com donde aparece la palabra Freud.

 

allintext:

Como el operador anterior, pero busca todos los términos indicados después de los dos puntos.

Ejemplo: allintext:crimen y castigo site:pijamasurf.com.

 

weather:

Ofrece como resultado las condiciones meteorológicas previstas para el momento actual en el lugar que se indique después de los dos puntos.

Ejemplo: weather:tulum.

 

stocks:

Ofrece la información al momento de una empresa que cotice en alguna bolsa de valores del mundo.

Ejemplo: stocks:uber.

 

map:

En este caso Google arroja como primer resultado un mapa del lugar indicado después de los dos puntos.

Ejemplo: map:san francisco.

 

movie:

Este operador reduce los resultados del término buscado a páginas dedicadas exclusivamente a películas.

Ejemplo: movie: libertad.

 

in

Usando en medio de dos cantidades, este operador da lugar a la herramienta de conversión de Google, la cual funciona con buena parte de las unidades físicas de medida (peso, capacidad, velocidad, temperatura, tiempo, etc.) y también con divisas monetarias. En algunos casos es preferible conocer las abreviaturas de las unidades a convertir, pero Google reconoce con cada vez más precisión aun los nombres completos y en todos los idiomas.

Ejemplos: 700 pesos in euros, 4 lb in kg, 68 f in celsius.

 

source:

Este operador funciona sobre el contenido de noticias de Google. Acompañado de un término de búsqueda específico, Google realizará la búsqueda únicamente en la fuente de noticias indicada después de los dos puntos. A este respecto, es necesario conocer bien los sitios identificados por el algoritmo como fuentes de noticias.

Ejemplo: trump source:guardian.

 

calculator 

Escribir calculator en la barra de búsqueda de Google dará como primer resultado una calculadora donde puedes hacer operaciones matemáticas de diversos tipos.

 

[Operadores matemáticos]

En varios casos es posible obtener el resultado de una operación matemática sencilla escribiéndola en el campo de búsqueda de Google. En este caso, el resultado se ofrecerá en la calculadora de Google.

Ejemplos: 5+7, 12%5, sin 604 ^ 6.

 

time

Seguido del nombre de una ciudad o país, este operador arroja como primer resultado la hora actual en el lugar indicado. También funciona con la palabra hour.

Ejemplo: time buenos aires.

 

date

En este caso, el resultado ofrecido es la fecha del día de hoy.

Ejemplo: date.

 

Algunas notas adicionales

-Para que los operadores con dos puntos funcionen correctamente es necesario no dejar ningún espacio entre los dos puntos y el término que le sigue (tal y como se muestra en los ejemplos incluidos).

-En el caso de los operadores weather:, stocks: y map:, éstos pueden llegar a funcionar sin necesidad de escribir los dos puntos y separando el primer término de búsqueda con un espacio; asimismo, al menos en el caso del clima y los mapas, también parecen funcionar usando las palabras equivalentes en otro idioma que no sea el inglés. Sin embargo, estas variantes no ofrecen siempre los resultados deseados.

-Estos operadores también pueden usarse en la barra de dirección del navegador Chrome.

-El formulario de búsqueda avanzada de Google simplifica el uso de alguno de estos indicadores, sin embargo, cabe mencionar que en esos campos no se encuentran todos los que hemos reseñado. 

-Algunos de estos operadores también funcionan en otros sitios pertenecientes a Google (por ejemplo, YouTube) y dado que en algunos casos su origen se encuentra en los lenguajes lógicos o de programación, también es posible utilizarlos en ámbitos como el buscador particular de un sitio web, catálogos electrónicos de biblioteca y otros sistemas automatizados de información.

 

Como comentario final sólo nos resta animarte a probar y experimentar con estos recursos, combinarlos, ver qué resulta en cada uno, etc. Quién sabe: quizá si los dominas, encontrarás siempre y en poco tiempo la información que buscas.

 

También en Pijama Surf: 10 algoritmos que dominan nuestro mundo

Te podría interesar:
Una invención que pronto adquirió una magnitud inesperada, sin duda al nivel de la imprenta o las transmisiones radiofónicas

Hoy hace 30 años, un investigador de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (mejor conocida como CERN, por sus siglas en francés) bosquejó un sistema que ayudara a mejorar el acceso y la conservación de la información relativa a los experimentos realizados en dicha institución, tomando como base los recursos de telecomunicación de la época (sobre todo la red conocida como Internet), la tecnología computacional existente y en especial el recurso del “hipertexto”, creado en los años 60, que permite enlazar documentos que se encuentran en lugares distintos (entre otras propiedades). En marzo de 1989 aquel investigador, de nombre Tim Berners-Lee, propuso este esquema:

Nadie sabía entonces las repercusiones que esta iniciativa tendría durante los años siguientes y, más aún, para la totalidad de la época en que vivimos. Un sistema de información pensado de inicio para un uso académico y de investigación se convirtió en uno de los medios de acceso a la información más importantes del mundo, tan importante como en su momento lo fueron la televisión o la radio y, aún más, con un impacto para la cultura humana equiparable al que tuvo la imprenta inventada por Johannes Gutenberg en el año 1450.

La World Wide Web (“red informática mundial”, su nombre más correcto) gobierna hoy buena parte de nuestro mundo. De la mano de las innovaciones tecnológicas en el mundo de la computación y la informática, su presencia cubrió en pocos años casi todo espacio y momento de la actividad humana. 

De hecho, Tim Berners-Lee pronto se dio cuenta de que su invento tenía un potencial que excedía por mucho las necesidades del CERN. Con un espíritu altamente civilizado, en vez de aprovecharse de eso (como ha sucedido en otros momentos de la historia), Berners-Lee impulsó otra iniciativa: crear una organización que se encargara de salvaguardar tanto como fuera posible los principios originales de la Web, como su libre acceso o la estandarización del uso de ciertas normas y lenguajes de programación.

Desde sus primeros años hasta su estado actual, la Web ha experimentado no pocas transformaciones. Una de las más importantes fue el momento de la llamada Web 2.0 que, grosso modo, dio a los usuarios mucho más margen de acción. Si al inicio el usuario de la Web era sobre todo “receptor” (en términos comunicativos) de aquello que transitaba por la red, a partir de la implementación de los cambios ocurridos en el marco de la Web 2.0, los usuarios de la Web tuvieron cada vez más participación, en varios ámbitos: la producción de contenido (con la apertura de herramientas como los blogs), los proyectos colaborativos (como Wikipedia) y aun la expresión de la opinión personal (como ocurre en las redes sociales). Esta forma de intercalar en la Web resultó tan exitosa que hasta la fecha es prácticamente la única manera en la cual concebimos la red, y esto a pesar de que los cambios al respecto comenzaron aproximadamente en el año 2000. 

"Doodle" conmemorativo por los 30 años de la Web (Google)

Con todo, si quisiéramos introducir una perspectiva crítica, valdría la pena preguntarse si en este momento la red no se ha convertido nuevamente en un medio fundamentalmente de emisión y consumo en el que la producción está controlada por un puñado de entidades. Todavía en los primeros años del siglo XXI era común navegar la Web al hilo de la curiosidad y el asombro, la intuición y al azar; había entonces espacio para la sorpresa, el riesgo y la novedad. Ahora, sin embargo, la puerta de entrada a la Web para millones de personas son apenas dos o tres sitios: Facebook, YouTube y, con otro uso, Google, los cuales ofrecen los contenidos existentes de acuerdo con criterios muy bien establecidos. El paraíso de información que, se creía, sería la Web, se redujo así, poco a poco, a una ventana estrecha que algunos se conforman con mirar a cada instante, aunque les ofrezca siempre el mismo paisaje. La conversión de la Web en un territorio dominado por el entrenamiento y la distracción es, en cierta medida, resultado de esta transformación.

Visto con perspectiva, podría pensarse que todo esto ha ocurrido a una velocidad vertiginosa. Ninguna innovación tecnológica había provocado antes en la historia tantos cambios, en campos tan distintos, en un período tan breve. Por lo demás, la naturalidad aparente con que se asentó en nuestra vida cotidiana ha hecho de la Web una de las tecnologías que adoptamos también con mayor celeridad, sin detenernos demasiado a reflexionar sobre sus efectos en nuestra existencia.

Hoy en día ciertos signos parecen presagiar que, luego de su frenesí inicial, la Web ha entrado en una etapa que podría calificarse como de integración al funcionamiento normal de la humanidad como grupo social. Todo lo que ocurre ahora en la red no es más que expresión de nuestras formas cotidianas de interacción y de relación, en sentido amplio.

¿Cuáles son los caminos que le esperan a la red? El más inmediato en su horizonte es la llamada Web “de los objetos” o “de las cosas”, en la cual buena parte de la interacción entre los datos que se producen en Internet serán manejados exclusivamente por máquinas, sin participación humana de casi ningún tipo. No estamos muy lejos del día en que, por ejemplo, una noticia de última hora sea producida en al menos un 50% de su contenido por una inteligencia artificial, y posiblemente en unos años buena parte de los contenidos que consumiremos serán producto de la interacción entre distintos tipos de robots. 

¿Qué pasará con la Web en sus próximos 30 años, que comienzan hoy? ¿Será ya un territorio tan domesticado como terminó por serlo la televisión? El potencial revolucionario que alguna vez se le atribuyó, ¿está terminado? ¿Morirá alguna vez, relegada al olvido a causa de una nueva invención mucho más atractiva y eficiente? ¿Podremos todavía ser nosotros, los usuarios, quienes podamos construir con nuestras acciones cotidianas el tipo de Web que queremos?

 

También en Pijama Surf: Por qué Instagram representa la muerte de lo mejor que tenía Internet

 

Imagen de portada: Tim Berners-Lee en 1989, CERN