*

X

Elocuentes y encantadores videos de la princesa Charlotte Casiraghi hablando de filosofía

Filosofía

Por: pijamasurf - 05/27/2019

La princesa Charlotte, con elegancia y elocuencia, promueve la filosofía en Europa

Para cualquiera que ame la filosofía y sea sensible a la belleza, algo que debe esperarse de cualquier filósofo, la princesa Charlotte Casiraghi, la nieta de la princesa Grace Kelly, es una bocanada de aire fresco, una suave corriente de brisa que lleva perfume y espíritu... o Logos. Charlotte es licenciada en filosofía y autora de un libro de filosofía que reflexiona sobre la modernidad, justamente sobre la importancia del pensar filosófico en un mundo cada vez más banal y menos racional. 

En los últimos años Charlotte ha encabezado Les Rencontres Philosophiques de Monaco (Los Encuentros Filosóficos de Mónaco), una serie de jornadas en torno a la discusión de la filosofía, talleres, coloquios y un premio al mejor libro francés de filosofía. La princesa, con una cierta inclinación platónica, ha dicho que "la filosofía debe estar en el corazón de la ciudad". Quizá ella sería una mejor gobernante, más cerca del ideal platónico del rey-filósofo, pues ha mencionado que la filosofía:

es una conciencia humana de lo real, un cuestionamiento que nos permite actuar desde valores y principios; en una época de confusión y prejuicios, nos aclara [el rumbo] y en otras ocasiones deconstruye nuestras certidumbres para ayudarnos a encontrar sentido a nuestras acciones.

A continuación presentamos una serie de videos, a riesgo de dejar aquí material adictivo. Al menos, confiamos en que esta nueva adicción será más edificante que ver fotos de Instagram. Los videos están en francés, pero cuentan con closed caption y subtítulos.

Aquí Charlotte comenta que llevar a la gente a la filosofía, aunque parece difícil porque generalmente el mundo moderno está alejado de la filosofía, es esencial. En realidad "la filosofía responde a preguntas que todas las personas se hacen", y por lo tanto, es relevante. Charlotte señala que el amor es una de las cuestiones fundamentales de la filosofía, y por ello fue uno de los temas centrales del coloquio.

El filósofo Nicolas Grimaldi dice estar impresionado por Charlotte (¿cómo no estarlo?) y por su inteligencia y belleza deslumbrante, esa feliz e insuperable combinación. Vivimos, dice el filósofo, una época banalizada por la expansión de la técnica, por lo que es importante recuperar a la filosofía.

 

Aquí con Robert Maggiori, coautor de su libro Archipiélago de pasiones de filosofía. Más allá de la sospecha de la "escritura fantasma", Charlotte habla con donaire de cómo en nuestra época la emoción reemplaza a la reflexión. Maggiori sugiere que la filosofía nace del diálogo con los otros, algo que es importante recordar en la Francia xenófoba de la actualidad.

 

Aquí Charlotte, con su característica elocuencia y elegancia, premia a Vinciane Despret con el primer Prix de Philosophie en el año 2016.

 

Aquí Charlotte habla de cómo la filosofía hace "flexible el pensamiento". Los autores sugieren que el problema de hoy en día es la médisance, un término que remite a hablar mal de los demás (el chisme, el escándalo, la difamación), y en general a la discusión de bajo nivel que se da ahora en las redes sociales.

 

En este video, siguiendo la escuela del más influyente de los filósofos franceses, René Descartes, Charlotte habla sobre la duda, "Je doute tout le temps!". Añade que vivimos en una era de conexión permanente a través de la tecnología pero, paradójicamente, el auténtico encuentro con el otro es cada vez más difícil.

 

Aquí Charlotte hace un sentido homenaje a Anne Dufourmantelle, su musa filosófica, y lee uno de sus textos, "L'hospitalité", sobre el psicoanálisis, el amor y el trabajo. 

Te podría interesar:

Por qué les fascinaba a las mujeres la filosofía de Henri Bergson

Filosofía

Por: pijamasurf - 05/27/2019

El filósofo francés generó un fervor filosófico femenino a principios del siglo XX

Actualmente, la figura de Henri Bergson no es demasiado conocida. Pero a principios del siglo XX fue una de las pocas "stars" de la filosofía, generando una verdadera excitación y conmoción con sus ideas. Se dice que incluso provocó un embotellamiento de tráfico en Nueva York cuando visitó esa ciudad -algo que difícilmente llegaría a pasar en nuestra época, la cual tiene reservada dicha excitación sólo para los cantantes pop o para los nuevos gadgets-.

El libro más popular de Bergson es Evolución creativa y su idea central es la "duración", una noción bastante llamativa en su momento, pues iba en contra de la metafísica dominante que entiende tradicionalmente lo real como lo que no cambia, como las ideas platónicas o el dios aristotélico. Para Bergson, el tiempo, desligado del espacio, entendido como duración y no como unidades discretas, accediendo a una dimensión de novedad y libertad en la continuidad, es lo eminentemente real. Bergson también es conocido por su "élan vital" y su filosofía basada en el instinto, la intuición y en la afirmación de la creatividad. "El universo es una máquina para hacer dioses", escribió. Y también: "Existir es cambiar; cambiar es madurar; madurar es seguir creándose a uno mismo infinitamente".

La fama de Bergson llegó al punto de que protagonizó un diálogo con Einstein y en 1927 ganó el Premio Nobel de Literatura por su libro Creación evolutiva, el cual es considerado una obra maestra, más que de la filosofía, de estilo.

El sitio de filosofía Aeon tiene un interesante artículo que recuenta el momento a principios de siglo en el que el filósofo francés se volvió tan popular que sus lecturas se abarrotaban, sobre todo, de mujeres que querían escuchar sus ideas. Esto se convirtió en todo un fenómeno en la prensa. Se hablaba de salas llenas del "olor del perfume" y de un frenesí casi místico de "hermosas mujeres" que lo seguían religiosamente. Sus presentaciones empezaban a ser más conocidas por la excitación femenina, la moda y el esnobismo que supuestamente generaba, lo cual al parecer afectó su reputación en la academia.

La gran mayoría de su audiencia eran mujeres, según notas de prensa de la época. En Francia se emplearon nombres derogatorios para sus seguidoras, las caillettes o las snobinnettes. La prensa no consideraba que las mujeres estuvieran listas para la metafísica. Como nota Emily Herring en Aeon, Francia tenía una cierta tradición de ridiculizar la inteligencia femenina. La primera interpretación de por qué la filosofía de Bergson fue acogida con tanto élan por las mujeres es estereotípica. Su filosofía defendía la importancia de la intuición por sobre la razón, su escritura estaba llena de imágenes y ejemplos de la vida que involucraban no sólo el cerebro sino el corazón; tenía lo que en la época se habría llamado un "toque femenino". Y luego sería criticada por su falta de rigor racional, por un cierto misticismo panteísta. Herring avanza otra teoría: su filosofía fue muy popular porque hablaba del cambio y de la novedad, en una época en la que iniciaba el movimiento de las suffragettes y el feminismo. Aunque defendía la igualdad intelectual de las mujeres y los hombres, Bergson creía que el voto debía dárseles gradualmente, pues no tenían todavía una educación política para ejercerlo responsablemente. Herring cree que, de cualquier manera, su filosofía resultaba atractiva por hablar de la creatividad y la libertad. Era parte de un cierto zeitgeist. De todas formas es indudable, como señaló Marian Cox, autora y seguidora de Bergson, que el énfasis en el instinto y la intuición fue muy atractivo para las mujeres, que quizá no habían visto reflejadas ciertas emociones y actitudes en la filosofía occidental y no se sentían identificadas con ésta. No se puede reducir todo el interés a lo político; ciertamente, las mismas ideas debían de resonar con el modo de ver el mundo de las mujeres de ese tiempo.