*

X

Estudio muestra que químicos de protectores solares se meten a la sangre

Salud

Por: pijamasurf - 05/07/2019

Un estudio que genera alarma

La industria de los protectores solares es enorme, particularmente en los últimos años, esta industria ha crecido, después de que se diera a conocer evidencia de que los rayos ultravioletas pueden producir cáncer. En tiempos recientes, el hábito de usar protectores solares sólo en la playa se ha extendido a las ciudades, con una especie de pánico moderno, extendido también no sólo por cuestiones de salud sino por cuestiones estéticas.

En un nuevo estudio realizado en Estados Unidos se investigó cómo interactúan los químicos fotoprotectores que emplean estos productos. Los resultados son un tanto preocupantes, pues muestran que estos químicos entran al flujo sanguíneo. Esto no significa que sean dañinos. Simplemente, por el momento no se sabe si lo son, pues para el estudio sólo se analizó que tan permeables eran. Un nuevo estudio deberá investigar su toxicidad o la posibilidad de que estos químicos sean cancerígenos. 

Generalmente se creía que por ser empleadas en la superficie de la piel, estas sustancias no entraban a la circulación, pero no es así. Se infiltran a niveles que superan el umbral de toxicología que tiene la FDA. Después de 3 días de usarlos, las personas seguían presentando sustancias como avobenzona, oxibenzona, octocrileno y otras.

Por el momento la situación mete en una suerte de aprieto al consumidor, pues se sabe que el el exceso de rayos ultravioleta produce cáncer, pero quizá también el remedio tenga efectos negativos.

Te podría interesar:

7 grandes cambios que ocurren en tu vida cuando dejas de comer carne

Salud

Por: pijamasurf - 05/07/2019

Disminuir o incluso suprimir el consumo de carne podría transformar tu vida

En nuestros días el consumo de carne se ha convertido en un tema en cierto grado polémico, si bien en casi todas las épocas el vegetarianismo ha existido como alternativa de la dieta humana, casi siempre como elemento de una vida sobria y aun clemente. Se dice que Pitágoras, por ejemplo, recomendaba dicho régimen a sus alumnos como complemento de una forma de vida espiritual y, muchos años después, León Tolstói igualmente aconsejó adoptar la dieta vegetariana por razones eminentemente compasivas.

Ahora esta opción se presenta también como una práctica que podría contribuir a frenar los efectos de la actividad humana sobre la Tierra, particularmente los cambios de clima y las agresiones a distintos ecosistemas del planeta, algunos de los cuales están relacionados directamente con la producción de ganado para consumo humano. A este respecto, un estudio reciente asegura que de todos los mamíferos vivos en el planeta, cerca del 60% son ganado criado para consumo humano.

Ante este panorama, ¿valdría la pena poner en perspectiva la posibilidad de dejar de incluir carne en nuestra dieta diaria? Al menos como hipótesis, podríamos en efecto admitir dicha posibilidad, y preguntarnos entonces si tomar esa decisión podría tener un efecto en nuestra vida.

Para responder a esa pregunta presentamos a continuación siete cambios, sustentados en estudios científicos, que ocurren cuando la carne desaparece de la alimentación de una persona. Cabe hacer notar que en cada punto se encuentra el enlace a los estudios referidos.


1. Pérdida de peso

De acuerdo con un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad George Washington (situada en Washington, EEUU), basado a su vez en 15 investigaciones diferentes realizadas en países de Europa y América, una persona que deja la carne y adopta una dieta vegetariana pierde en promedio 4kg de su peso corporal al poco tiempo de tomar esta decisión. Otro estudio realizado en monjes budistas encontró que dejar de comer carne está relacionado  con un descenso en el índice de masa corporal.

 

2. Reduce el riesgo de ataques cardíacos

Dado que el consumo de carne está en relación directa con el aumento en los niveles de colesterol y en consecuencia, con el aumento de la presión cardíaca, dejar de comer carne incide necesariamente en la salud del corazón y del sistema circulatorio en general.

 

3. Reduce el riesgo de diabetes

Si bien solemos relacionar la diabetes con el consumo de harinas, azúcares y carbohidratos en general, un estudio realizado por investigadores del Departamento de Promoción y Educación de la Salud de la Universidad de Loma Linda (en California) determinó que comer carne semanalmente aumenta hasta en un 29% el riesgo de desarrollar diabetes, y hasta en un 38% si se consume carne procesada (embutidos, hamburguesas congeladas, etcétera). 

 

4. Disminuye el riesgo de desarrollar cáncer

Desde hace varios años, la Organización Mundial de la Salud ha señalado el consumo de productos de carne procesada como un hábito altamente cancerígeno, equiparable a la exposición a los rayos gamma o al tabaquismo. 

 

5. Cambia tu flora intestinal

El ecosistema microscópico que habita en nuestros intestinos, poblado sobre todo de bacterias, es uno de los componentes de nuestro cuerpo más importantes para nuestro bienestar general y, sin embargo, uno de los menos estudiados. Más aún: se trata de un elemento que casi nunca consideramos en nuestra idea general de salud. No obstante, su estado y funcionamiento han sido relacionados recientemente con distintos ámbitos de nuestra salud, desde la digestión hasta la salud mental.

En el caso de la dieta vegetariana, un estudio de la Universidad de la Ciudad de Nueva York encontró que las bacterias en la flora intestinal de las personas que no comen carne son más diversas, más fuertes y con mejores cualidades protectoras que aquellas que incluyen habitualmente carne en su alimentación.

 

6. Si haces ejercicio, tus músculos se recuperan mejor y más rápido

En una investigación llevada a cabo por el doctor Chidi Ngwaba, adscrito a la Sociedad Europea de Medicina del Bienestar, se encontró que el consumo de carne está vincluado con el dolor que suele sobrevenir luego de una sesión de ejercicio físico. Como es sabido, comer carne tiene como consecuencia el incremento de los índices de ácidos úrico y láctico en los músculos, cuyo exceso en el cuerpo se traduce en una sensación de dolor.

 

7. Aumenta la sensación general de bienestar

Aunque el bienestar puede medirse (y, de hecho, existen estudios que lo han hecho), no es menos cierto que en parte éste también es subjetivo. Aquello con lo cual una persona "se siente bien" no es forzosamente lo mismo que a otra persona le da satisfacción y felicidad. 

En ese sentido, es posible aludir al testimonio de numerosas personas a quienes el paso a una dieta vegetariana les provocó una mejora sustancial de su sensación de bienestar. Hay quienes dicen sentirse más ligeros, con más energía e incluso más felices. Para otros, dejar de comer carne ha tenido un efecto en la manera en que se piensan a sí mismos desde un punto de vista ético o espiritual. Para algunos más, dejar la carne es una decisión con efectos notables sobre el mundo en el que vivimos y el sistema que lo rige. 

De ahí que dicha decisión tenga también un importante efecto psicológico positivo. 

 

¿Qué te parece? ¿Consideras que estos son argumentos que podrías tomar en consideración para evaluar tu consumo de carne? No dudes en compartirnos tu opinión en la sección de comentarios de esta nota o a través de nuestros perfiles en redes sociales.

 

También en Pijama Surf: Dejar la carne y los lácteos: la solución más eficaz para regenerar la Tierra (ESTUDIO)