*

X

Frida Kahlo relató los últimos 10 años de su vida en este diario secreto

Libros

Por: pijamasurf - 05/08/2019

Un documento invaluable que consigna tanto la subjetividad como la creatividad de Frida Kahlo

La idea de escribir un diario es relativamente reciente en la historia cultural de la humanidad. Si bien la escritura surgió fundamentalmente ante la necesidad de llevar un registro, pasaron muchos siglos antes de que dicha actividad se consagrara a la subjetividad, el mundo interior y la perspectiva individual de la realidad que son propios de una persona. Las ideas de identidad, intimidad, el yo y varias otras afines tuvieron que modificarse gradualmente para que a alguien se le ocurriera sentarse frente a una página en blanco para consignar su percepción del mundo y la existencia.

Afortunadamente, pues a partir de entonces fue posible contar con uno de los documentos mas valiosos para conocer la doble hebra que suele sostener la realidad humana: la percepción individual de la realidad y el entramado intersubjetivo que llamamos condiciones externas. Un yo habita un mundo preexistente, dado, pero no fijo ni inmutable, sino en cambio constante, hecho además a partir de las acciones de otros seres humanos.

En ese sentido, cuando los diarios son elaborados por personas inteligentes, sensibles y agudas, se convierten en una especie de joya preciosa en cuyo interior pueden observarse muchos mundos: el de las emociones y el de la Historia, el del yo y el de la sociedad, el mundo de una familia, de un país, de un medio artístico y muchos más.

Ese es el caso del diario de Frida Kahlo, algunas de cuyas imágenes acompañan esta nota. En el caso específico de este cuaderno, cabe mencionar que se trata de una relación que Kahlo sostuvo durante los últimos 10 años de su vida, que fueron especialmente arduos para ella, sobre todo por causa del deterioro de su salud física y mental.

Con todo, como a veces pasa en el caso de los artistas, el sufrimiento en el que vivió encontró expresión creativa y estética. Como si de una transmutación se tratase, Kahlo partió de esa materia dolorosa para elaborar una obra admirable.

De hecho, los cuadernos destacan más por su valor artístico que por los posibles datos biográficos o históricos que quisieran encontrarse. De acuerdo con investigadores que han tenido acceso a los documentos, salvo algunos detalles concretos (como alusiones a reuniones del Partido Comunista o citas con el médico), en los diarios de Kahlo la precisión histórica brilla por su ausencia. 

A cambio, además de dibujos, acuarelas y pequeñas pinturas, el diario abunda en textos creativos en poesía y prosa, juegos de palabras en los nombres dados a las ilustraciones, relatos de sueños tenidos, ejercicios de asociación libre y otros mecanismos que a partir de la escritura sirven para explorar y dar cauce a la subjetividad.

Ars longa, vita brevis, dice el viejo adagio latino. Nuestro paso por este mundo es fugaz, nuestros sufrimientos son transitorios, la vida humana es tan breve… Sin embargo, si somos capaces de hacer algo con todo ello, quizá algo de nosotros sobreviva. Quizá, en el fondo, de eso se trata el arte.

Como dato final agregamos que este diario fue editado hace casi 10 años en una edición facsimilar que aún puede conseguirse; lo acompaña un ensayo de introducción de Carlos Fuentes y un estudio de Sarah M. Lowe. Para los interesados, el libro puede adquirirse en este enlace.

 

También en Pijama Surf: Aprende a escribir y nada se interpondrá en tu camino: Jordan Peterson (VIDEO)

Te podría interesar:

Karl Lagerfeld fue un gran lector y coleccionista de libros: esto es lo que le gustaba leer

Libros

Por: pijamasurf - 05/08/2019

La impresionante colección de libros de Lagerfeld

Karl Lagerfeld, el recientemente fallecido diseñador de moda, es descrito como una leyenda en su rubro de trabajo, ciertamente inconfundible por su estilo y su personalidad, que hizo que le llamaran "el káiser". Aunque, de verlo y de admirar sus colecciones para Chanel u otras marcas, uno puede adivinar fácilmente que Lagerfeld era un tipo especial, altamente original, e incluso percibir su inteligencia, nos sorprende descubrir que fue un lector voraz y quizá uno de los más grandes coleccionistas de libros en el mundo. 

Rafael Toriz registra para el diario argentino Perfil esta notable inclinación a la literatura que, según las propias palabras de Lagerfeld, alcanzó una colección de 300 mil libros en las cuatro lenguas que el modista hablaba: alemán, francés, ingles e italiano. "Prefiero siempre a los poetas: Emily Dickinson en inglés, Rilke en alemán, Mallarmé en francés y Leopardi en italiano. No hablo otras lenguas y no creo en la traducción de poesía". De acuerdo con el sitio Lit Hub, Lagerfeld es por mucho la personalidad que más libros ha coleccionado en la historia reciente, superando a otros famosos, como George Lucas, por una enorme cantidad. Y es que 300 mil libros son casi inconcebibles. Un sueño borgiano que sólo la fastuosidad moderna podría hacer posible para una biblioteca personal. Lagerfeld los acomodaba de manera horizontal y decía que las personas que iban a su casa debían recorrer espacios enteros de libros para llegar a cualquier lado. Los libros fueron lo único que coleccionó al final de su vida. 

El mismo Toriz nos dice que entre las lecturas favoritas de Lagerfeld, quien además se inspiró en la novela El hombre sin atributos para sus icónicos cuellos altos, se cuentan:

Poesía vertical de Roberto Juarroz ("adoro al poeta argentino, no lo conocí personalmente"); The sense of beauty de George Santayanna ("mi biblia filosófica, jamás se tradujo al francés. La única persona con quien podía hablar al respecto era Gore Vidal"); Obras completas de Spinoza ("autor de la frase que guía mi vida: toda decisión es un rechazo"); El año del pensamiento mágico de Joan Didion ("obra maestra absoluta"), las Oraciones fúnebres de Bossuet, los cuentos de Borges ("lo leí en francés y en inglés, está muy bien traducido"); Béatrix de Balzac ("con este libro aprendí francés") y Los Buddenbrook de Thomas Mann.

Se trata, sin duda, de un lector serio. Curiosamente, según sus propias palabras, el mismo Lagerfeld cultivó a propósito la superficialidad, pues los intelectuales le parecían sumamente aburridos. Con este diletantismo que trasciende la línea entre la intelectualidad y la frivolidad, queda preguntarnos: ¿a quién le habrá dejado su biblioteca el "káiser"? ¿Acaso a su multimillonaria gata Choupette, a quien algunos medios creen que le podría pertenecer una parte jugosa de su herencia?