*

X

5 cosas que hacen al champán la bebida ideal para celebrar

Buena Vida

Por: pijamasurf - 06/10/2019

Champán y la más alta fiesta son sinónimos

En nuestra sociedad, destapar una botella de champán (o champaña) se ha convertido casi en sinónimo de celebración. El chorro dorado de la espuma, su pequeño géiser de éxtasis es ya algo que inconscientemente relacionamos con los momentos de alegría, triunfo o éxito. El champán es la bebida que más asociamos con los momentos más elevados de la vida, secularmente reemplazando al vino.

 

1. La bebida de los reyes (o emperadores)

El hecho de que el champán tenga tan alto pedigrí probablemente se debe, más que a su sabor o a lo exclusivo de su elaboración, al glamur de sus bebedores. Esto obedece en gran medida a que el champán fue asociado con la nobleza francesa, e incluso considerado la bebida predilecta de los reyes en los siglos XVII y XVIII, algo que se debe en parte al hábil protomarketing de sus productores. Luego Napoleón, que justamente reemplazó a los reyes, famosamente celebraba sus victorias destapando botellas de champán, algo que se ha convertido en una tradición en todo Occidente.

 

2. Las burbujas (y el color)

Las burbujas inicialmente eran consideradas un defecto de producción, y aún hoy los expertos connoisseurs llegan a decir que los vinos espumosos son meras distracciones y no se comparan con el sabor experto del vino. Pero hoy las burbujas son símbolo de fiesta, de esa sensación a la vez de eternidad y de superfluidad. Se dice en inglés I feel bubbly: una feliz, ingrávida ebriedad. En Francia, el champán fue creado accidentalmente y la presión en la botella hizo que inicialmente se le llamara le vin du Diable. Pero el "vino diabólico", con el tiempo se convirtió en el vino de los dioses o lo más parecido que resta de los dioses en nuestra cultura: las stars. Una de las imágenes emblemáticas de Hollywood es ver a Marilyn Monroe beber encantadoramente champán. Luego se puso de moda celebrar triunfos de competencias deportivas rociando champán entre los ganadores, algo que empezó en la Fórmula 1. La vida es una burbuja. Pero además una burbuja dorada. Y hay que recordar que de la espuma nace Venus, la diosa de la belleza, madre del amor.

3. La dulzura

Aunque el nivel de azúcar que contiene el champán varía según los productores y las diferentes regiones dentro de la zona de origen, esta bebida se caracteriza en general por ser más dulce que el vino y por lo tanto apela a un paladar más fácil, de nuevo aliándose a la celebración del deleite de la existencia. Generalmente se le añade azúcar después de la segunda fermentación, salvo en el caso de algunos vinos espumosos que son denominados Brut Zero.

 

4. Se sirve frío

El champán se sirve tradicionalmente frío, a una temperatura ideal de 7 a 9°C. Esto le añade una suerte de ligereza. Hielos y burbujas. La presión que se libera agrega un simulacro de la celebración, emulando un disparo. 

Otra cosa digna de notar en la etiqueta es el vaso de "flauta de champán" que maximiza el burbujeo y que notoriamente, según la leyenda, fue diseñado para imitar los pechos de Madame de Pompadour, la amante del Luis XV (otros dicen que de María Antonieta).

 

5. Amos del espacio

El champán no sólo tiene todas las ventajas del vino blanco, sino que tiene también una propiedad sorprendente. Los científicos han encontrado recientemente una correlación entre tomar una o dos copas de champán al día y el incremento de la memoria espacial. Beber champán te puede hacer amo del espacio, tanto por la fascinación que la bebida provoca como porque, con moderación, te relaja y hace que te muevas con confianza.

Por si esto fuera poco, los dermatólogos sugieren que las propiedades del champán hacen que la piel elimine asperezas. Por si necesitabas una excusa para beber un poco de champán. Además, no son son necesarias las propiedades dermatológicas, pues el champán te hace lucir increíble porque te hace sentir increíble. Claro que ese "brillo", como todo, es impermanente.

Te podría interesar:

101 consejos de una profesora de psicología para hacer frente al estrés

Buena Vida

Por: pijamasurf - 06/10/2019

Como han demostrado varias investigaciones, el estrés efectivamente incide en aspectos específicos de nuestro bienestar físico y mental

Del estrés se ha dicho que es una especie de asesino silencioso porque mina el bienestar personal sin que nos demos cuenta de ello, hasta que es demasiado tarde. Quizá porque sus efectos no nos parecen tan graves es que solemos desestimarlo, pero lo cierto es que a mediano y largo plazo el estrés es una de las amenazas más serias para la existencia humana.

Lo planteamos así, en términos de bienestar, porque este es un problema que afecta la salud pero en un sentido amplio, es decir, más allá de la idea general que tenemos de dicho concepto. 

Como han demostrado varias investigaciones, el estrés efectivamente incide en aspectos específicos de nuestro bienestar físico, particularmente los sistemas cardíaco y nervioso de nuestro cuerpo, pues fisiológicamente desencadena una reacción similar al peligro, lo cual libera hormonas y neurotransmisores como la adrenalina y el cortisol, que en niveles excesivos pueden dañar el corazón, el cerebro y otros órganos vitales.

Y aunque esto en sí mismo parece causa suficiente para tomar medidas al respecto, vale la pena considerar también otras aristas del problema y reflexionar sobre el impacto que el estrés tiene en otros ámbitos tanto o más importantes de nuestra existencia, como nuestra psique, nuestras relaciones o nuestra calidad de vida. 

Hay a quienes el estrés les impide disfrutar una comida familiar, por ejemplo, o divertirse con sus amigos o su pareja; a otros los mantiene en un estado de ansiedad constante, de desilusión, o de enojo en algunos. ¿Y quién podría decir que eso es "estar bien"?

Recientemente, una profesora de psicología distribuyó entre sus alumnos una lista de 101 acciones para enfrentar el estrés de la vida cotidiana. Estos consejos encontraron pronto una amplia difusión, luego de que una de dichas estudiantes compartiera la lista en Twitter. 

Grosso modo, se trata de cambios que puedes intentar en tu vida, algunos pequeños, otros que sin duda requieren un poco más de trabajo e incluso de creatividad. Pero, en todo caso, cambios, es decir, opciones, alternativas, giros que puedes hacer para intentar vivir de otra manera. Veamos:

1. Levántate 15 minutos antes

2. Prepara en la noche tus cosas para la mañana siguiente

3. Evita usar ropa muy ajustada

4. Evita depender de suplementos químicos

5. Establece tus citas con anticipación

6. No confíes en tu memoria: escríbelo

7. Practica el mantenimiento preventivo

8. Haz un duplicado de tus llaves

9. Di "no" más a menudo

10. Establece prioridades en tu vida

11. Evita a las personas negativas

12. Usa tu tiempo sabiamente

13. Simplifica tu tiempo de comida

14. Siempre haz copias de documentos importantes

15. Anticipa tus necesidades

16. Repara cualquier cosa que no funcione correctamente

17. Pide ayuda con los trabajos que no te agradan

18. Divide las tareas grandes en tareas pequeñas 

19. Piensa los problemas como desafíos

20. Piensa los desafíos de manera diferente

21. Despeja tu vida

22. Sonríe

23. Prepárate para la lluvia

24. Hazle cosquillas a un bebé

25. Acaricia a un perro o a un gato amigable

26. No pretendas saber todas las respuestas

27. Mira el lado luminoso

28. Dile algo agradable a alguien

29. Enseña a un niño a volar un papalote

30. Camina bajo la lluvia

31. Aparta tiempo para jugar, todos los días

32. Toma un baño de burbujas

33. Date cuenta de las decisiones que tomas

34. Cree en ti mismo

35. Deja de decir cosas negativas de ti mismo

36. Visualízate ganando

37. Desarrolla tu sentido del humor

38. Deja de pensar que mañana será un mejor día

39. Plantéate metas para ti mismo

40. Baila

41. Saluda a un extraño

42. Pídele un abrazo a un amigo

43. Contempla las estrellas

44. Practica la respiración lenta

45. Aprende a silbar una melodía

46. Lee un poema

47. Escucha una sinfonía

48. Mira un ballet

49. Lee una historia en la cama

50. Haz algo nuevo

51. Detén un mal hábito

52. Cómprate una flor

53. Tómate tu tiempo para oler las flores

54. Busca el apoyo de otras personas

55. Pídele a alguien que sea tu "compañero de aventuras"

56. Hazlo hoy

57. Trabaja en ser alegre y optimista

58. Pon tu seguridad en primer término

59. Todo lo que hagas, hazlo con moderación

60. Pon atención en tu apariencia

61. Esfuérzate por la excelencia, NO por la perfección

62. Extiende tus límites un poco más cada día

63. Mira una obra de arte

64. Canturrea una tonada

65. Mantén tu peso

66. Planta un árbol

67. Alimenta a los pájaros

68. Practica la gracia bajo presión

69. Levántate y estírate

70. Ten siempre un plan "B"

71. Aprende un garabato nuevo

72. Memoriza un chiste

73. Hazte responsable de tus sentimientos

74. Aprende a satisfacer tus propias necesidades

75. Conviértete en alguien que escucha mejor

76. Conoce tus propias limitaciones y deja que otros también las conozcan

77. Dile a alguien que tenga un buen día en otro idioma

78. Lanza un avión de papel

79. Haz ejercicio todos los días

80. Aprende la letra de una nueva canción

81. Empieza a trabajar temprano

82. Limpia un armario

83. Juega con un niño

84. Vete de picnic

85. Toma un camino diferente al trabajo

86. Sal temprano del trabajo (con permiso)

87. Usa un aromatizante en tu coche

88. Mira una película y come palomitas de maíz

89. Escribe una nota para un amigo lejano

90. Ve a un partido y grita

91. Cocina un platillo y cómelo a la luz de las velas

92. Reconoce la importancia del amor incondicional

93. Recuerda que el estrés es una actitud

94. Lleva un diario

95. Practica una sonrisa de monstruo

96. Recuerda que siempre tienes opciones

97. Cultiva una red de apoyo de personas, lugares y cosas

98. Renuncia a querer arreglar a otras personas

99. Duerme lo suficiente

100. Habla menos y escucha más

101. Elogia con generosidad a otras personas

Como vemos, la lista está hecha de acciones diversas, algunas simples y sencillas y otras que requieren un trabajo sostenido sobre los hábitos de nuestra vida y los patrones mentales que dan origen a éstos. 

Y es quizá esa combinación la que vuelve esta serie tan sugestiva y precisa, pues, después de todo, esas suelen ser las dos hebras que tejen toda existencia: las condiciones de realidad en las que se desarrolla nuestra vida y la actitud subjetiva con que las experimentamos. Las condiciones de realidad a veces podemos cambiarlas y a veces no, a veces también cambian sin que lo queramos o lo esperemos, pero sobre nuestra actitud… ahí siempre tenemos la capacidad de elegir cómo experimentamos la realidad, con qué óptica, desde qué perspectiva.

¿Tú cómo eliges vivir tu vida?

 

También en Pijama Surf: Permitirles a nuestros hijos el estrés y la frustración podría volverlos más fuertes

 

Imagen de portada: Elliana Esquivel